Eventos

Lenguaje

Vida Cotidiana

Contacto

newsletter guestbook
facebook twitter
rss email

Publicidad

Español en Chile

Chile, como la mayoría de los países de América latina, tiene su propia manera de hablar la lengua española. Aunque la gramática y el sintaxis básicos de la lengua son intactos, hay varias variaciones que definen español chileno.

Además de una colección grande de dichos chilenos, abajo hay algunos hábitos de hablar que se usan más a menudo en situaciones informales.

Palabras que terminan en -ado se pronuncian -ao

La tendencia con las palabras que terminan con -ado es aspirar o condensar esta última sílaba para crear el sonido del -ao. Esto es un resultado de que a los chilenos les gusta hablar rápidamente. Por ejemplo:

  • pasado = pasao
  • Por ejemplo: el tiempo ya está pasao
  • lado = lao
  • Por ejemplo: se encuentra al otro lao

Conjugación familiar: “vo” en vez de “tú”

La forma familiar de dirigirse a una persona en español es “tú.” En este caso, los verbos se conjugan como esto:

  • hablar = tú hablas
  • vivir = tú vives
  • querer = tú quieres

Sin embargo, los chilenos utilizan una versión modificada de la forma tú. Éste es “vo”. Esta forma es creada conjugando el verbo en vosotros y después quitando el 's' final. Los ejemplos ya mencionados se convierten en los siguientes al usar “vo”

  • hablar = hablái
  • vivir = viví
  • querer = querí

Frases se terminan con “po”

“Po” es un derivado del “pues” y se utiliza a menudo como acoplamiento entre las frases en una conversación. “Po” se pone al final de muchas frases. Por ejemplo:

  • ¿Cómo estás? Bien po.
  • ¿Fuiste al mercado? Sí, po

Los chilenos son muy directos

Los chilenos no tienen problemas a la hora de dar su opinión. Pregunta a alguien lo que piensa y el lo dirá de la forma más directa posible. Muchas veces no es necesario pedir la opinión de alguien para recibirla.

Un buen ejemplo es la reacción que tuvieron los chilenos cuando escucharon mi forma de hablar español. Después de dos años viviendo en Chile, una persona cualquiera diría que mi español es horrible, luego iría a la puerta siguiente y comentarían "hablas muy bien el castellano".

Y en el caso de no ver a alguien por mucho tiempo, ¡El no dudaría en comentar respecto a cuánto peso he ganado o perdido!